COMO SI HUBIERA ALGUNA MANERA DE QUE YO PUDIERA ESTAR SIN NECESITARTE.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Un huracán de cojones.

 Al principio no podrás evitar sonreir cuando lo veas, luego no podrás evitar ir corriendo a saludarle, mientras a la vez te haces la desinteresada, inutilmente. Pero, ¿qué mas da? Él está ahí, diciendote que hoy estás preciosa. Luego la cosa cambia.. ¿Qué por que? Porque poco a poco vas cambiando el ir corriendo a saludarle, a que él te aparezca por detrás te coja y te bese. La cosa cambia cuando te acuestas leyendo el mensaje que te envió el dia que empezó todo, cambia tanto que asusta, porque ya sabes el dicho, una vez arriba, una vez TAN arriba, no te queda otra, que bajar. Y entonces ya no solo lo ves cuando está enfrente tuya, lo ves en cada canción, en cada texto, lo ves cada vez que alguien dice su nombre. Luego es cuando lo tienes que olvidar, pensar que no puede ser tan bueno, que tiene que tener algún defecto, total, al final como todos, te acaban jodiendo. Y es la tormenta que llega de vez en cuando, y no es una tormenta como habia anunciado el hombre del tiempo, no, es un huracán de cojones. Entonces cuando pase por tu lado, ya no sonries, ni siquiera le podrás hablar, simplemente, lo tendrás que evitar, lo que tienes que evitar es que haya una inundación salida de tus ojos, y mirar hacia otro lado. Porque mientras tú te estas jodiendo, el está ahí, diciendole a la rubia esa que hoy está preciosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario