COMO SI HUBIERA ALGUNA MANERA DE QUE YO PUDIERA ESTAR SIN NECESITARTE.

miércoles, 18 de enero de 2012

Que no hay monstruos en el armario, ni los reyes magos te vigilan
para ver todo lo malo que haces. Sé que los malos son 
muy malos, y los buenos no son tan buenos.
 Créeme, que he aprendido que los conciertos están para
dejarse los pies, y la voz.
 Que los besos a escondidas saben mejor. Que un baño de
agua fría a veces sienta tan bien como uno de agua caliente.
Que el mundo está plagado de personas agradables, y a la vez, 
de personas que no merecen ser llamadas personas.
 Ahora sé que no hay calcetines para el pie izquierdo,
ni para el pie derecho.
 Que los tacones a las cuatro de la mañana en una fiesta, 
ya no están en los pies.
Que las medias se rompen muy fácilmente, y que el 
pintalabios rojo no se borra de las camisas blancas.
 Y lo más importante, sé que de siete días a la semana,
yo te quiero ocho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario